Logo_medicina_alternativa_cali_2

Ejercicio de Observación

1: Cierre los ojos y tome una posición cómoda. Tranquilice su respiración y prosiga con una respiración abdominal lenta y rítmica inhalando y exhalando por la nariz hasta lograr hacerla sin esfuerzo y sin ruido, notando que al inspirar el abdomen se expande y que al exhalar el abdomen se sume, existiendo una pequeña pausa luego de cada inspiración y luego de cada espiración.

2: Tómese el tiempo que requiera para lograr realizar sin esfuerzo la respiración abdominal y una vez lo logre, observe la respiración que realiza sin analizar o juzgar; y perciba que a medida que observa la respiración se van diluyendo  los pensamientos, imágenes, sentimientos y sensaciones que llegan a la mente, generándose un estado de paz, tranquilidad y serenidad mental.

3: Siga observando la respiración y note que la dilución de pensamientos, imágenes, sentimientos y sensaciones que llegan a la mente permite que surja luz en la mente la cual proviene del espacio que existe entre los pensamientos, luz que se va expandiendo hasta convertirse la mente en un espacio  o campo de luz sin límites.

4: Observe el espacio o campo de luz en que se convirtió la mente, y perciba que este espacio de luz al ser observado se torna aún más brillante y resplandeciente como si se expresara o revelara en la mente una luz mayor que la ilumina e imagine o visualice que esta luz que se revela en la mente se establece desde la mente al cuerpo físico iluminándolo en su totalidad.

5: Continúe observando la mente como un espacio de luz muy brillante y resplandeciente el tiempo que pueda o que considere necesario. Si se pierde reinicie el ejercicio cuantas veces lo considere pertinente. Una vez crea que debe finalizarlo, de gracias por la experiencia, mueva suavemente su cuerpo, abra lentamente sus ojos y continúe con las actividades del día.